miércoles, 18 de octubre de 2017

ESTE JUEVES UN RELATO... SOLIDARIDAD



La choza estaba en silencio, las mujeres entraban y salían con cántaros de agua clara. La calma se rompió con el grito desgarrador de una chiquilla que yacía en un camastro, en ese instante había  dejado de ser niña, convirtiéndose en mujer, en madre. La más anciana del clan cortó el cordón que las unían a la parturienta y ungió sus frentes, luego envueltas en unas mantas que la joven madre había tejido, las sacó para que el padre las conociera. Eran dos hermosas niñas, dos regalos de los de dioses, de no haber nacido mujeres. Dentro la chiquilla comenzó a llorar, sus niñas no serían bendecidas por la diosa Luna, era la ley, pero en algo se equivocaba, Naim no era como los otros hombres, él amaba a su esposa como amaría a sus dos perlas negras. Fue él quien las presentó a la Luna llena de esa noche, sin importarle que los otros hombres le censurasen. Tras él, un grupo de guerreros convencidos de que aquel hecho era algo bueno, le siguieron y danzaron en torno a él y a las niñas; su ofrenda. No podían dejarlo solo ante aquella acción, como no le abandonaron frente al consejo presidido por el chamán.
Naim rompió la tradición y lo hizo por amor, luego otros le siguieron.  

Mucha solidaridad en el blog de Juan Carlos...¿Y qué te cuento?

miércoles, 11 de octubre de 2017

ESTE JUEVES UN RELATO...Colores



Estallan los colores del otoño, prendiendo el ocre entre los bosques de árboles frondosos. La luz serpentea sobre sus copas, dibuja destellos irisados en el vuelo raso de las hojas secas. Asoman los frutos rojos del madroño, a sus pies el marrón de las castañas, se abre paso de entre el erizo de espinas largas. El cielo vigía de la estación que nace, rasga su pureza celeste al paso de una cohorte de nubes grisáceas y negras; van preñadas de transparentes aguas. Duermen los lirios blancos sobre un manto de musgo verde, no rozan el légamo para no mancharse. En un recodo sombrío brota la mandrágora cuajada de pétalos violetas; bebedizos que acrecientan el amor son sus amarillas bayas.
De mi boca te he dado de beber, aún tú no lo sabes, pero este invierno hibernaras entre mis cálidas sábanas blancas.



Otra explosión de colores podéis descubrirla en el blog de Alfredo: La plaza del diamante

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...